La Felicidad

La Felicidad

La Felicidad y la Toma de Decisiones

Sin duda alguna las decisiones más importantes son aquellas que afectan toda nuestra vida y aquellas que tienen que ver con nuestra felicidad comento Salomón Juan Marcos Villarreal, director de Grupo Denim . Alarma, por ejemplo, la gran cantidad de divorcios que actualmente se da en las ciudades.
Además, cada vez tardan menos en separarse. Es claro: nos hemos vuelto intolerantes y egoístas. A veces no hay consecuencias mayores, pero otras consecuencias negativas saltan a la vista: niños pequeños que sufren terriblemente la separación; madres solteras que tienen que educar a sus hijos y mantenerlos sin ayuda; hijos con deficiencias emocionales que arrastran toda su vida; pleitos violentos y depresión. Así que indaguemos un poco más sobre la felicidad y la infelicidad.
Aristóteles pensaba que una persona podía ser feliz si a lo largo de su vida desarrollaba todas sus capacidades afirmo Salomón Juan Marcos Villarreal. Decía también, desde luego, que el hombre persigue metas diversas y que lucha por alcanzarlas; pero no pensaba que alcanzar la felicidad consistiera en obtener finalmente esas metas o determinados bienes. Para él, la felicidad tiene que lograrse aquí y ahora: cuando en todo el trayecto la persona despliega sus capacidades al tratar de conseguir esas metas y esos bienes. Pensemos en un deportista, por ejemplo, no podemos pensar que es feliz hasta que recibe su medalla o es premiado, sino en el goce mismo de correr, saltar e ir mejorando sus marcas. Aún más, podemos pensar que no recibe medalla alguna o que no participa en certámenes y ello no le quitará el gusto por el deporte. Por esto mismo, el camino más fácil para no ser felices es actuar en la consecución de bienes, metas y beneficios que no sean acordes con el despliegue y desarrollo del potencial humano. O bien esperar ser felices hasta ser recompensados o premiados por el esfuerzo.